lunes, 22 de septiembre de 2008

De "Sapo" a Inspector

Un personaje que creo vale la pena rescatar del olvido es el "sapo" de las micros. Con el transantiago yo pensaba que habían desaparecido pero estaba equivocada. Así como las micros amarillas enchuladas se pintaron de transantiaginas, los "sapos" salieron nuevamente a la calle bajo el nombre de inspectores.

Encargados de administrar la frecuencia de las micros, principal queja de los usuarios desde que se implementó en nuevo sistema de trasportes en la capital, era común oir a los "sapos" gritar al chofer "dele más despasito, la otra está a 20", para que fuera más lento, o "metale chala amigo" para hacer carrera.

Patricio Carvajal (en la foto) es un "sapo moderno", uno de los inspectores del transantigo, encargado de los recorridos 506 y 507. Si bien no grita como el "sapo" de antaño y prefiere subirse a conversar con el chofer mientras los pasajeros abordan el bus, su mirada está pendiente de la siguiente micro y de que no se le vayan detalles en su plantilla.


Este año empezó a trabajar como inspector y hasta ahora le ha gustado. "El trabajo es sencillo, no te molesta nadie y ayudas a mejorar el sistema de transportes y así también la calidad de vida de las personas", comenta.

¿Podrán estos nuevos actores del sistema de transportes mejorar al transantiago?, es la pregunta que muchos de los usuarios se hacen. Frente a ello yo pienso que los inspectores-sapos son un elemento fundamental, que incluso pueden trabajar mejor que los GPS.

En la comuna de Recoleta, de hecho, implementaron un novedoso sistema de GPS humano que permite a los inspectores agilizar su trabajo. La clásica libreta y el lapíz fueron reemplazados por una Palm o minicomputador portatil, que les permite informar instantaneamente a la central operativa acondicionada en dependencias del municipio (fuente La Cuarta) . ¡Esos si que son "sapos enchulados"!

2 comentarios:

Julia Muñoz dijo...

Entretenida nota compañera!
En realidad, con la llegada de la "postmodernidad" a las sucias calles santiaguinas, lo único que se hizo fue enchular algunas cosas y cambiarles el nombre a otras.
Buena iniciativa esa de rescatar a los personajes perdidos.
Saludos para ti!

Miguel Araus dijo...

Creo que un aporte que se podria destacar del transantiago ... es que los sapos.. ya no existen, osea si existen pero bajo un titulo mas adecuado y teniendo un trabajo, que pienso que es mas estable, siendo inspectores.

Con esto se le ha dado una mejor calidad laboral a su trabajo y eso encuentro que es un aporte.

Hubiese sido muy lamentable que con el transanntiago un personaje tan popular ocmo "el sapo" hubiese desaparecido porque es gente que necesita un trabajo.

Muy llindo reportaje Gina .

Cuidate. Nos vemos